Connect
To Top

Un hombre compró una cómoda usada, oyó un ruido y no imaginas qué encontró

dresser

No hay nada que dé mayor satisfacción que una buena compra. Y mucho más cuando se trata de algo inesperado en una venta de garaje. Es que allí, los dueños de diferentes bienes buscan deshacerse de cosas que les sobran y están dispuestos a largarlas a precios irrisorios.
Participar de ventas de este tipo es realmente como estar en una verdadera búsqueda del tesoro. Quien comprendió exactamente eso fue Emil Knodell, un hombre apasionado por hallar artículos antiguos con cierto aire especial.
Una vez, mientras buscaba una oportunidad, Emil hizo la compra de su vida. Adquirió una vieja cómoda en una venta de garaje. Luego, escuchó ruidos extraños dentro del mueble. Cuando abrió la cómoda, encontró algo que nada tenía que ver con lo que buscaba.
Luego de leer esta increíble historia que le ocurrió a Emil, ¡vas a querer salir corriendo a la primera venta de garaje a encontrar sorpresas!

1. Una venta predestinada

Emil Knodell, de 67 años, es un ex director de marketing oriundo de Texas, Estados Unidos. También es veterano del ejército de su país y un ávido buscador de tesoros. Ya jubilado, disfruta de su tiempo libre recorriendo ventas de garaje con la única esperanza de hallar elementos valiosos que otros descartan.

dresser

NBCDFW

En su caso, bien vale recordar el refrán “la basura de un hombre, es el tesoro de otro” porque la vida le preparó algo inesperado que ya querrás saber.
Durante una de sus búsquedas en ventas de garaje en la ciudad de Missouri, se encontró participando en un remate de artículos relativamente normal. No imaginaba que allí encontraría algo realmente increíble. Algo que posiblemente podía cambiar su vida para siempre y que haría de su historia una noticia nacional.

2. Pequeñas ganancias

El hombre siempre estaba convencido de que tendría posibilidades de hallar algún objeto antiguo o valioso a un precio bajo. Ese día en Missouri, no sólo se trataba de una venta común o una subasta. Algo sintió y se acercó con grandes esperanzas a donde se desarrollaba la acción. Pronto se enteró de que una compañía llamada Premier Estates Sales Network era quien llevaba adelante el evento.

dresser

Destination Mansfield

La empresa tenía una gran experiencia en la venta de bienes. Por todos los medios, este tipo de firmas siempre intenta asegurarse de que todo se venda a un precio justo y que no se pasen por alto los objetos de valor. Esto significa que harían todo lo posible para certificar que los clientes no fueran a encontrarse con, literalmente, un diamante en bruto.

3. Colarse por las grietas

Todas esas precauciones de la compañía no fueron suficientes para evitar que Emil hiciera lo imposible por encontrar algo especial en esa venta. No importaba que la empresa pusiera difícil las cosas para que nadie se escurriera por donde ellos no querían. Pero no imaginaban ni un poco que algo enorme se les estaba por escapar de las manos.

dresser

abcnews

“Siempre voy a las ventas con la mente abierta porque nunca se sabe que ocurrirá”, afirmó Emil Knodell a los periodistas. Esa es exactamente la actitud que necesitan los compradores en este tipo de eventos. No siempre se puede hallar el tesoro, claro, pero en este caso específico, Emil estaba a punto de toparse con un increíble hallazgo.

4. Una oferta excepcional

Un artículo particular llamó la atención de Emil. Era una antigua cómoda de madera. El mueble no era algo especial: tenía una tapa de mármol y tres cajones de madera y, según los tasadores, era una antigüedad que databa de la década de 1890. El tocador era considerado una reliquia y Emil no sabía cuán caro sería.

dresser

NBCDFW

Mientras revisaba el mueble, el hombre descubrió que todos los cajones de la cómoda estaban vacíos. Parecía que la cómoda era común y corriente pero había algo que le llamaba poderosamente la atención. Emil simplemente sentía que tenía que comprarla. Y por suerte lo hizo.

5. El tercer día

La cómoda llevaba tres días ubicada en su lugar para ser vendida y la compañía que administraba la venta estaba lista para deshacerse de ella lo antes posible, incluso si eso significaba bajarle el precio.

dresser

NBCDFW

Cuando comenzó la venta, el valor original del mueble era de 300 dólares. En los últimos días, los organizadores estaban dispuestos a vendera por menos de 100. Ese precio hizo de la pieza una ganga. Sin embargo, dentro suyo había mucho más de lo que se veía a simple vista. No era nada más que una cómoda de madera de 1890.

6. Un precio irrisorio

Con un precio final de menos de 100 dólares, la cómoda se convirtió en una verdadera ganga. Pero nadie sabía que la misma guardaba un secreto escondido del mundo durante, posiblemente, varias décadas. Todo indicaba que ni siquiera los familiares del dueño de esta supieran que había algo dentro del mueble.

dresser

NBCDFW

La suerte de Emil cambiaba. Estaba a poco de ganar más que una simple cómoda. Y fue justamente un movimiento afortunado el que eventualmente lo llevaría a amortizar mucho más de lo que pagó por la cómoda. ¡Recuperaría unas 150 veces la inversión que había hecho!

7. Un escondite secreto

No fue hasta que Emil compró la cómoda y la trató de subir a su vehículo que sospechó que la misma guardaba un secreto. Por fuera, la cómoda parecía perfectamente normal en todos los sentidos, pero gracias a la casualidad, Emil estaba por tropezar con algo mucho más grande.

dresser

NBCDFW

La antigua cómoda era demasiado grande para que el hombre la llevara por sí mismo. Así, pidió ayuda para cargar el mueble en la parte trasera de su camión. En ese momento no lo sabía pero al mover el viejo tocador se sorprendería de una manera increíble.

8. Un secreto que suena

Cuando los hombres que ayudaban a Emil comenzaron a mover la antigua cómoda, algo parecía fuera de lugar en el mueble. Al estar hecha de madera, la cómoda era muy pesada pero un poco mucho para lo que pesa un aparador vacío. Algo raro pasaba.

dresser

The Design Inpiration

Finalmente, los hombres pusieron la cómoda de lado y ahí fue cuando oyeron algo. Una serie de ruidos vino del interior y dejó a todos desconcertados porque sabían que pasaba. Buscaron en su interior y confirmaron que no había nada.

9. Sin explicación

Los hombres revisaron la cómoda dos veces. Y a pesar de la exhaustiva revisión no pudieron encontrar nada dentro de ella. No parecía haber otra explicación en cuanto a qué había causado los ruidos dentro de la cómoda cuando la pusieron de lado. Sin embargo, no se dieron por vencidos.

dresser

Wikipedia

Todos sentían curiosidad y ya se había reunido una gran cantidad de gente alrededor para ver qué ocurría. En ese momento ya todos sabían que la cómoda guardaba un secreto en su interior y que sólo era cuestión de descubrir dónde estaba escondido el secreto mejor guardado. ¿Qué era lo que hacía ese sonido? “A buscar mejor”, se dijeron.

10. Enorme curiosidad

“Tan pronto como la movimos de lado, empezamos a sentir ese traqueteo en su interior”, describió Allen, uno de los hombres que ayudó a mover la cómoda a la camioneta de Emil. Y añadió: “Por supuesto que estábamos muy intrigados con lo que estaba pasando con ese mueble.”

dresser

Riblych.ru

La gente que rodeaba ahora la cómoda sugirió que debía haber algún compartimiento secreto en algún lugar dentro del mueble ya que los tres cajones del frente, varias veces revisados, estaban completamente vacíos. Pero ¿dónde estaba ese lugar oculto? Era un misterio que no estaban dispuestos a dejar sin resolver. En breve, lo descubrirían.

11. Algo fuera de lo común

Sin poder encontrar de dónde venían los extraños sonidos, los que movían el mueble decidieron darlo vuelta y así fue que hallaron el compartimiento secreto. Al final resultó que lo que buscaban se encontraba a plena vista justo debajo de sus narices.

dresser

abcnews

Además de los tres cajones obvios de la cómoda, cada uno con moldura en el exterior, había una tabla lisa en la base del mueble. Desde afuera se parecía a cualquier pieza mobiliaria común pero al estar boca abajo se podía ver claramente lo que parecía ser una manija. Ahora existía otra pregunta: ¿qué habría oculto allí?

12. El escondite perfecto

“Cuando le miras el frente, la cómoda parece tener tres cajones simples con molduras “, explicó Emil Knodell. Y agregó. “Pero en la base tiene un cajón secreto que se abre”. Si lo piensas bien, ese es el sitio perfecto para esconder algo. A la vista pero sin que nadie lo vea.

dresser

room-makers.com

De forma obvia, las personas que estaban allí tampoco lo vieron. Aquellos que llegaron antes que Emil y tuvieron interés en la cómoda, seguramente lo envidiarían por lo que pronto hallaría. ¿Sabes por qué? Bien, muchos de los secretos guardados en el cajón oculto eran antigüedades invaluables.
Luego llegó el momento de abrir el cajón secreto para descubrir esos tesoros olvidados hace mucho tiempo que ni siquiera el propio hijo del vendedor había sabido que existían.

13. Ventas de artículos (sorpresa)

La venta de artículos en la que Emil había encontrado esa cómoda particular se llevaba a cabo para liquidar varias pertenencias de un hombre que había fallecido. Tales ventas suelen tener lugar para vender lo que antes pertenecía a un miembro de una familia y que los parientes no quieren guardar o no tienen espacio para hacerlo.

hidden treasure - estate sale

ibuyinri.com

Estas ventas pueden ser una mina de oro: desde antigüedades baratas a objetos de valor, siempre se puede hallar algo allí. Muchas veces los miembros de las familias de los fallecidos no son conscientes del valor de cada artículo que se pone a la venta. Eso también es cierto en las ventas de garaje, cuando la gente solo quiere hacer espacio en sus casas, sin importar lo valiosos que sean algunos objetos. Bien, eso exactamente lo que le pasó a Emil Knodell.

14. Los demás se lo perdieron

Hasta ese momento, muchas personas habían visto la cómoda y ya la habían inspeccionado antes de ponerla a la venta. Pero los tasadores profesionales y la familia del difunto a quien pertenecía el mueble se perdieron el capítulo del cajón secreto.

hidden treasure - yard sale dresser

Country Living Magazine

Sorprende mucho pensar cómo es que los familiares inmediatos del hombre fallecido ignoraban el cajón secreto de la cómoda. Pero es así, no lo sabían. Al parecer, el hombre fallecido había heredado la cómoda de sus padres que vivían en Michigan. De esta forma, no es improbable que el cajón haya estado escondido en secreto durante décadas. Sólo esperaba ser descubierto. De todos modos, aún faltaba descubrir la serie de increíbles revelaciones sobre los contenidos ocultos de la cómoda.

15. Mucho más de lo imaginado

Cuando compró la cómoda, el ex militar Emil Knodell obtuvo mucho más de lo que esperaba. La adquirió a un precio bajísimo, solo para descubrir que en realidad era un mueble de de cuatro cajones. Y que uno de los compartimentos servía como escondite secreto.

dresser

Houston Chronicle

Emil ya era feliz con la compra de la cómoda de tres cajones, una hermosa cubierta de mármol y su moldura particular pero terminaría con mucho más que eso. Es que allí dentro encontró un tesoro inesperado. De esos soñados por todas las personas. El cajón secreto resultó ser solo el comienzo de algo fantástico.

16. Algo mucho más rentable

El suspenso estaba en su pico más alto cuando Emil Knodell y Jeff Allen estaban a punto de abrir el cajón secreto. Emil no lo sabía en ese momento pero en minutos caería en la cuenta de que tendría mucho más dinero que el que había pagado por esa antigua cómoda.

dresser

baomoi.com

Al final, cuando se abrió el cajón, todos se quedaron sin aliento ante el contenido allí encontrado. Era mucho más de lo que cualquiera de ellos hubiera imaginado nunca. No solo encontraron un tesoro, sino también importantes efectos relacionados con la historia de los Estados Unidos. Esos objetos ocultos dentro del cajón secreto sorprendieron a todos los que estaban en esa ya agitada venta.

17. Aguantando la respiración

Cuando Emil abrió el cajón secreto por primera vez, sintió una fuerte descarga de adrenalina. En ese breve instante en que se abría el compartimiento secreto, todos los presentes contuvieron la respiración a la espera de ver qué había allí. ¿Imaginaron hallar mucho oro? Bueno, no estaban tan lejos.

dresser

abcnews

El cuarto cajón, el secreto, fue abierto. Y ahora brillaba con el fulgor del oro y las joyas que allí se encontraban. “Estuvimos en shock por un segundo”, explicó Emil. Es que el compartimiento oculto estaba lleno de objetos de valor inapreciable que ninguno de ellos podría haber imaginado. Nadie hubiera podido creerlo pero era verdad.

18. Un cofre del tesoro

Esta vez, la experiencia de Emil en la búsqueda de antigüedades ciertamente había valido la pena. Es que había descubierto un cofre del tesoro real escondido en una antigua cómoda. El cajón estaba repleto de joyas, dinero de todo el mundo y viejos recuerdos personales. Pero eso no fue el fin.

dresser

ya meraktan

Algunos de los artículos allí encontrados se remontaban a la Guerra Civil: había medallas militares y placas de identificación, entre otros objetos. Además hallaron un mechón de cabello perfectamente conservado. Ahora, Emil Knodell se había convertido en el descubridor de un increíble tesoro que por lejos valía mucho más que los 100 que había pagado por un mueble de madera. La suma de lo allí encontrado tenía un valor extraordinario.

19. Un gran rendimiento

A pesar de que todos los objetos encontrados en el cuarto cajón no fueron evaluados de forma profesional, se estimó que en conjunto valían por lo menos 15.000 dólares. ¿Verdad que podemos llamarle a esto un gran rendimiento de la inversión? El hombre había adquirido una antigua cómoda de madera, que en sí misma era una pieza de valor incalculable teniendo en cuenta la antigüedad, y encima un tesoro increíble.

dresser

epochtimes.com

Las estimaciones iniciales de la compañía tasadora fecharon al mueble como original de la década de 1890, lo que parecía ser un cálculo bastante preciso teniendo en cuenta los elementos que se guardaban en su interior. Sin embargo, el mueble podría incluso ser más antiguo ya que en el cuarto cajón había efectos que se remontaban a la Guerra Civil.
Ahora, lo que Emil haría con su nuevo tesoro, se convertiría en una historia todavía más increíble.

20. ¿Qué hacer ahora?

Tras la sorpresa, surgió un gran problema: ¿qué pasará con la antigua cómoda y el tesoro que contenía? ¿Qué haría Emil Knodell con todo eso? Hubiera sido fácil para él vender todo lo hallado y quedarse con el dinero como recompensa por su increíble descubrimiento. ¿Su moral se lo permitiría?

dresser

Ribalych.ru

Esa fue la la pregunta que le vino a la mente a Emil después de encontrar el contenido del compartimiento secreto. Técnicamente, solo había comprado la cómoda y no el contenido que allí había encontrado. Y al ver que todos ignoraban el contenido del muebla, ¿a quién le pertenecía ese tesoro?

21. Demasiado buena

Debido a que ninguno de los hallazgos estaba realmente incluido en la venta de la cómoda, Emil Knodell se enfrentó a un gran dilema. ¿Conservar los artículos de incalculable valor o devolverlos a los familiares? Y sí, esta era una situación “demasiado buena para ser real”.

dresser

Boredom Therapy

Fácilmente, Emil podría haber guardado el botín. Sin embargo, la gente que organizaba la venta lo había visto abrir el cuarto cajón secreto y encontrar el tesoro que allí se ocultaba. Otra posibilidad era simplemente devolver todos los artículos ya que esa acción tranquilizaría su conciencia. Pero para Emil, esta era una pregunta muy simple de responder y ni siquiera lo pensó dos veces.

22. No era hombre común

Así de simple, Emil Knodell no quería jugar a “piratas y corsarios”. Mientras que otras personas podrían haberse largado con el tesoro y sentirse felices de haber conseguido un beneficio de 150 veces más de lo que pagaron por el artículo, Emil no era un hombre común que hubiera elegido ese camino.

dresser

baomoi.com

Según él mismo, siempre persevera la actitud de hacer lo correcto. Como veterano del ejército de los Estados Unidos, tiene una brújula moral muy fuerte. De esta forma, ¿qué es lo que se debe hacer cuando uno se encuentra con un antiguo tesoro antiguo dentro de una cómoda y el valor de este es de por los menos 15.000 dólares?

23. Ni siquiera una pregunta

Para Emil Knodell, no era una pregunta. Ni siquiera una segunda opción. De inmediato devolvió todos los artículos que encontró en la venta. Los mismos fueron restituidos a los parientes más cercanos para decidir qué hacer con todo eso.

dresser

baomoi.com

“Compré la cómoda, no lo que tenía adentro”, manifestó Emil. Y añadió: “Si los guardara para mí jamás me sentiría bien al respecto. Habría un nubarrón opacando todo el asunto. Esto es un sentimiento más que cualquier otra cosa”. El fuerte sentido de Emil de lo que tenía que hacer era lo que lo guiaba hacia la decisión correcta. Así, fue fácil tomar la determinación. A la luz de la enorme sorpresa con la que se había tropezado, su juicio era aún más reconfortante.

24. El dueño legítimo

Jeff Allen, el hombre que estaba ayudando a Emil a cargar la cómoda en su auto, también sintió exactamente lo mismo. Nunca se cuestionó si guardar o no el tesoro. Ambos pensaron siempre en devolver todos los tesoros a su legítimo propietario.

dresser

Boredom Therapy

Y afortunadamente para ellos, el dueño del tesoro escondido no fue difícil de encontrar, ya que era el albacea allí donde se realizaba la venta. Y se sorprendió igualmente al descubrir qué había dentro del cuarto cajón secreto.

25. Un hombre agradecido

El dueño de la cómoda recordó haber visto la pieza en la casa de sus abuelos en Michigan pero jamás habría imaginado que tenía un cajón secreto u objetos de valor y tesoros ocultos. Además se mostró muy agradecido de que Emil Knodell decidiera devolver los artículos en lugar de conservarlos para sí mismo.

dresser

ya meraktan

“Soy un viejo ex militar y siempre trato de hacer lo correcto”, aseguró Emil a los periodistas. Según él, en el instante en que halló el tesoro supo que tenía que llamar al dueño. Nunca imaginó en quedárselo. Y a pesar de que reconoció que encontró un hallazgo fantástico, no creyó que sería lógico conservarlo.

26. Ser o no ser… ético

Si bien Emil pensaba que hacía lo correcto al devolver el tesoro que había encontrado en la cómoda, otros juzgaron que debería haber guardado las joyas, el dinero en efectivo y los recuerdos de la Guerra Civil como algo suyo.

Facebook Comments

facebook.com

Es posible que algunos pensaran que Knodell debería haberse guardado lo que halló. En realidad no interesa lo que otros crean o sientan porque Emil hizo lo que creía que era correcto. El hombre imaginaba que no habría sido feliz ni ético si no se hubiera comportado de acuerdo con su moral. No son pocos los que suelen estar en sintonía con Knodell.

27. La honestidad es lo mejor

La mayoría de la gente elogió a Emil Knodell por su honestidad frente a una situación muy delicada. Al fin y al cabo, lo que hizo fue comprar una cómoda y, técnicamente, todo lo que encontró en su interior le pertenecía. Sin embargo, eso no fue suficiente para evitar que les devolviera lo que halló a sus propietarios originales.

Facebook Comments

facebook.com

Cierta gente opinó que lo que Emil encontró allí podría tener un valor sentimental para los propietarios y que eso fue suficiente motivo para rastrearlos y devolver el inesperado hallazgo. Es más, algunos dueños de objetos ni siquiera saben que les falta algo valioso y significativo hasta que alguien se los dice. Otros imaginan que sus cosas se perdieron para siempre para luego sorprenderse de forma grata. Vaya que esta sí es una lección para aprender.

Este artículo fue traducido del inglés

Fuentes: Lifebuzz, ABC News, Newsner, Hooch

More from IcePop


More in OMG!

Copyright © 2019 Novelty Magazines Ltd. All rights reserved

Copyright © 2019 Novelty Magazines Ltd. All rights reserved